1/2

Francisco Domínguez presento su V informe de Gobierno

La entereza del estado se puso a prueba este año ante la presencia de COVID-19; sin embargo, “jamás dudé que saldríamos adelante, porque las y los queretanos, por nacimiento o por decisión, son lo mejor del país, porque Querétaro ha sido, es y será grande”, afirmó el gobernador Francisco Domínguez Servién, quien este domingo rindió su Quinto Informe de Gobierno.


En sesión solemne de la LIX Legislatura del Estado, el mandatario estatal llamó a reconciliar al país bajo la premisa de que México es invencible cuando está unido y de que hoy la causa común debe ser darle nueva vida a la República.

Reconoció que ha sido un año extremadamente doloroso y difícil, de sufrimiento, de enfermedad, de luto y de limitaciones económicas para las familias y para las empresas.  

“Este ha sido, sin duda, el más complejo desafío de mi vida, en donde cada decisión ha implicado no sólo darles a las familias bienestar, sino también proteger su salud, el ingreso de los hogares, preservar su sustento y, en muchas ocasiones, defender la vida”, sostuvo.

Domínguez Servién abundó que ha sido un año de desafíos como quizá no se habían enfrentado en un siglo; “un año que nos obligó al sacrificio, pero también nos condujo al heroísmo; que nos privó de la movilidad, pero nos condujo a la solidaridad; que nos confinó en la angustia, pero despertó nuestra empatía”.

Por ello, agregó, “hoy le digo a las y los queretanos: por su complejidad, por su desafío, por sus retos, nunca como este año me he sentido más honrado, más determinado, más distinguido de ser su gobernador, porque en estos días nublados mantuve siempre el respaldo y la confianza de las y los queretanos; porque somos un pueblo y una sociedad generosa, solidaria y responsable.

“Para Querétaro vendrán tiempos mejores porque el destino de una entidad se sustenta en su gente y una sociedad no se define por sus momentos de triunfo, sino por su carácter ante la adversidad”, recalcó ante invitados especiales, entre quienes se encontraban los senadores por Querétaro Guadalupe Murguía y Mauricio Kuri.

Expresó que en el estado se ha trabajado para contener los efectos de la pandemia siguiendo los principios de máxima anticipación y cero improvisación; “en tiempo de desventura, no hay lugar para la política, la partidización, ni la exclusión. Nuestra visión ha sido proteger la salud de las familias y defender la economía de los hogares”.

Recordó que Querétaro pasará a color amarillo a partir del lunes 28 de septiembre, de acuerdo al semáforo epidemiológico de la federación, y adelantó que la transición se hará atendiendo los porcentajes que defina el Comité Técnico en Salud y que serán publicados en el Diario Oficial “La Sombra de Arteaga”.

Domínguez Servién fue claro al señalar que ese cambio no debe propiciar que se baje la guardia y llamó a las y los queretanos a enfocar todo su esfuerzo como sociedad a cumplir las medidas sanitarias, a seguir cuidándose, a vivir sin contagiarse.

Aseveró que superar la pandemia no es un tema de colores, sino de compromiso colectivo que deriva en salud y vidas.

Dijo que hoy la principal vacuna es usar el cubreboca, y, de manera categórica sostuvo que “la responsabilidad de preservar la salud pública es de cada ciudadano. El gobierno no puede suplir nunca la falta de responsabilidad personal; por nuestra parte, haremos lo que sea necesario para hacer cumplir las recomendaciones del Comité”.

El gobernador lamentó la pérdida de vidas por COVID-19 que ha enlutado a familias queretanas, e hizo un reconocimiento a la devoción y al heroísmo de las y los trabajadores de la salud, que sacrificaron todo: su tiempo, su familia, su hogar, su descanso, en ocasiones su salud, en otras su vida, para salvar la de los demás.

En ese momento emotivo pidió guardar un minuto de silencio por quienes partieron cumpliendo con su deber y por los más de mil queretanas y queretanos que perdieron su vida ante la enfermedad; “nuestra memoria los mantendrá con nosotros y les decimos: honraremos siempre su recuerdo con nuestro trabajo”.

El mandatario indicó que, en correspondencia con el esfuerzo, dedicación y entrega de las y los trabajadores del sector salud que atienden directamente la pandemia, que han estado en la primera línea de atención al COVID-19, se les entregará un bono especial de recursos estatales que va de 10 mil a 20 mil pesos, en una sola exhibición, para apoyar su economía familiar.

Ponderó también el hecho de que, hasta hoy, en Querétaro se ha brindado atención hospitalaria de calidad a todos quienes la han requerido, sin excepción; “vivan en donde vivan, vengan de donde vengan; todo aquel que requiera apoyo, cobijo, comprensión, siempre la encontrará en nuestro estado”.

Sobre las acciones para mitigar los efectos de la pandemia por COVID-19, informó que el gobierno estatal actúa con blindaje técnico y jurídico a través de la integración de un Comité Técnico de Salud, para asegurar una mejor toma de decisiones, ante la doble crisis que se enfrenta: la de salud y la económica, abriendo puentes de entendimiento con todos los sectores sociales y productivos, y con plena coordinación con las autoridades federales.

“Mantuvimos nuestra convicción de que la coordinación entre los órdenes de gobierno y la unidad nacional son las mejores vías para ofrecer resultados a las personas. Siempre he sostenido la visión de que las instituciones deben protegerse y que la investidura presidencial debe respetarse. Así lo he hecho a lo largo de mi vida y en estos meses de dificultades no ha sido la excepción”, expresó.

El mandatario explicó que a partir de marzo en Querétaro se implementaron medidas de sana distancia y aislamiento social, y el estado fue pionero en la reconversión hospitalaria; se acondicionó el antiguo Hospital General de Querétaro como espacio exclusivo de atención para enfermedades respiratorias agudas, incluyendo COVID-19; también se modificó el Hospital de Especialidades del Niño y la Mujer y se adecuó el anexo del nuevo Hospital General como espacio para la atención de pacientes ambulatorios de la enfermedad.

Recordó que, con apenas 17 casos positivos, se creó la Unidad Médica Ambulatoria COVID-19, adecuando el Querétaro Centro de Congresos para la recuperación de hasta 700 pacientes que no requieren hospitalización; fue la primera en entrar en operaciones en todo el país.

Con la premisa de cuidar a quienes nos cuidan, expresó Domínguez Servién, se adquirió equipo de protección personal, suficiente y adecuado, para el personal de salud; en Querétaro se les ha brindado apoyo en hospedaje, alimentación y transporte, y se establecieron sanciones ejemplares para quienes los discriminen o agredan.

En este marco, el gobierno del estado implementó una estrategia de acompañamiento a los ciudadanos con toda una plataforma de comunicación digital y atención a distancia, incluyendo un micrositio que suma ya 4.6 millones de visitas.

El centro de atención telefónica, conformado por 113 médicos y 120 psicólogos, ha atendido más de 42 mil llamadas, y se brindaron cinco mil atenciones; además, la Plataforma de Atención Psicológica a Distancia tiene más de 16 mil visitas y el servicio automatizado para orientación médica y psicológica “Qrobot” ha recibido más de 155 mil mensajes vía whatsapp.

Otra herramienta de gran valía es la aplicación móvil COVAPP, con la cual 80 mil ciudadanos se han practicado un autodiagnóstico de los síntomas de Covid-19 sin salir de su hogar.

El Gobernador manifestó que, para proteger a las y los usuarios y operadores del transporte público, Querétaro es el único estado en el país que dotó de mamparas sanitarias y líquido antiviral a todas las unidades del sistema de transporte colectivo y taxi.

Se exigió la desinfección permanente de las unidades, se distribuyeron más de 791 mil cubrebocas a usuarios del servicio, y se realizaron más de 150 operativos para evitar aglomeraciones de pasajeros, además de que se aplicaron más de 400 sanciones por el incumplimiento de dichas medidas.

En presencia también de los ex gobernadores Ignacio Loyola Vera y Enrique Burgos García, resalt