banner hori.png
  • Coach Hiram Abiff

Cómo Russell está trabajando para ganar su lugar en Mercedes.


Cuando su Williams quedó dañado en Imola, George Russell cayó desconsolado mientras los oficiales retiraban su coche del circuito. Su mira era de incredulidad porque había cometido un pecado dentro de la Fórmula 1: chocar mientras estaba detrás del safety car.

Corriendo décimo y mirando la posibilidad de sumar su primer punto en F1, Russell presionó demasiado mientras trataba de calentar sus neumáticos previo al reinicio, lo que provocó que su Williams FW43 se estrellara hacia la izquierda contra la pared en la entrada de Acque Minerali.


"Fue un error de aficionado", dice Russell. "Sentí frustración y molestia por el error que acababa de cometer. Fue un error de colegial".


El error de Imola fue aún más evidente debido a la reputación que Russell ha construido desde que hizo su debut en la F1 a principios de 2019. Como parte de los pilotos protegidos por Mercedes, teóricamente tiene las puertas para una carrera en la máxima categoría larga y exitosa, siempre que demuestre crecimiento y mejora. Aunque Mercedes está claramente satisfecho con su actual formación de pilotos, necesita mantener un plan de sucesión para cuando surja una vacante, y eso significa mantener en juego a jóvenes talentos como Russell.


A pesar de las limitaciones de los autos de Williams en los últimos dos años, Russell se ha hecho un nombre como futura estrella al superar regularmente las capacidades que le puede ofrecer su coche. Hasta ahora, ninguno de sus compañeros en el equipo británico lo ha superado y tiene un récord de 37-0.


El nivel al que Russell había impresionado en Williams significó que Mercedes no lo pensó dos veces cuando la prueba por COVID-19 de Lewis Hamilton dio positiva y lo utilizaron como piloto en el Gran Premio de Sakhi. Se llegó a un acuerdo con Williams para darle a Russell una oportunidad en el Mercedes W11, aunque solo fuera por un fin de semana.



Durante su debut en Mercedes usó botas de carrera de una talla más pequeña, además de un volante y un asiento que no se ajustaban a su estructura física, dado que Lewis Hamilton es de una estatura menor. Pero a pesar de ello Russell floreció.


Perdió por poco la pole position en la calificación, pero tuvo un arranque perfecto desde el segundo lugar de la parrilla y tomó el liderato en la curva 1.


Si no hubiera sido por un error en la parada en boxes y un pinchazo posterior con 10 vueltas para el final, limitándolo a un eventual noveno, Russell probablemente habría ganado en su debut con Mercedes.